¡Me he dado cuenta que soy la peor jefe que nunca he tenido!

Muchos de los profesionales que estamos auto ocupados, hemos soñado muchas veces con las ventajas que conlleva ser tu propio jefe… no tener horarios,  establecer tus propios objetivos, trabajar a tu ritmo,  fijar tus prioridades… etc., sin embargo,

¿qué tal somos como nuestros propios jefes?

Es una pregunta que te hago a ti que me lees y tal vez eres tu propio jefe…¡ya que yo he descubierto que soy FATAL!.

Y me dí cuenta después que mi marido me dijo “si eres tu jefe, sé un buen jefe”.

Resulta que soy la peor jefe que puedo tener… me establezco horarios extenuantes,  siempre tengo la sensación de tener algo pendiente que no puede esperar, no respeto los fines de semana.. ¡ni físicamente ni mentalmente!. Si me voy a la cama temprano, me llevo el móvil para mirar las redes sociales de mis proyectos y responder cualquier mensaje.. es decir lejos de permitirme relajarme, me estaba esclavizando. .. ¡tampoco es eso!.

Se habla y escribe mucho sobre cómo ser nuestros propios jefes y desarrollar nuestros proyectos con éxito; por lo que nos arremangamos la camisa y lo que haga falta y nos ponemos a trabajar, ya sea en planificar a corto y mediano plazo las estrategias o ejecutar los más mínimos detalles; lo que ocurre es que las tareas parecen no terminar jamás… al menos yo siento que siempre debo y tengo que dar “la milla extra“.

Me encontré exigiéndome  inconscientemente (o conscientemente)  mucho más de lo humanamente posible y haciéndolo mucho peor que algunos jefes que tuve en mi época de empleada por cuenta ajena y a los que tanto cuestionaba. He descubierto que auto ocuparte y emprender tus proyectos es muchísimo más que el aspecto técnico o la metodología para emprender. De hecho hay mucha formación al respecto; sin embargo, no nos preparamos emocionalmente para “no ser nuestros propios tiranos” , es decir, para “ser tu jefe y no morir en el intento”.

Después de todo lo dicho, te dejo algunos tips a tener en cuenta:

1. Aunque eres tu jefe, también eres una persona… respeta tus tiempos.

2. Aprende a ser tolerante contigo mismo.

3. Agenda tu tiempo, eso implica también la hora de desconectar y dedicar a hobbies, familia, diversión… ¡oxigenar tu cuerpo y mente, es la gasolina para continuar!.

4. ¡Todo no puede ser ya…! un poco lo anterior, ser tolerante con tus tiempos y capacidades.

5. Evita desafiarte continuamente, déjate fluir y aprender con los ensayos, errores y aprendizajes.

6. Contacta de nuevo con las razones por las que decidiste ser tu propio jefe… disfrútalas y no caigas en el mismo ciclo de la rutina.

En conclusión y como reflexión final…

Los profesionales auto ocupados vemos nuestros proyectos como una oportunidad de hacer realidad un sueño y vivir de ello, sin embargo, debemos cuidar el no confundir el proyecto de ganarnos la vida con la vida.

Te invito a dejarme tus tips, seguro que tienes unos cuantos…