Social Business o empresa social, son aquellas que realizan actividades a través de las redes sociales para establecer interacciones que propicien oportunidades de negocio.

Hasta aquí parece que encajan muchas empresas hoy día, ya que muchas utilizan las redes sociales dentro de sus planes de marketing y promoción. No obstante no es así; se necesita bastante más.

No consiste solamente en tener un Community Manager responsable de gestionar las redes sociales de la empresa, es integrar la gestión en un modelo donde la Comunicación sea el corazón del negocio alineada con los objetivos empresariales.

Por lo que el uso popular de las redes sociales, en cuanto a interaccionar, opinar, participar, publicar e influir ha propiciado un nuevo modelo de trabajo basado en el social networking. Ahora los negocios son diálogos que se producen en el mundo online y offline.

Según palabras del CEO de IBM, “el Social Business adopta y cultiva un espíritu de colaboración y comunidad en toda su organización interna y externa”

Por tanto es básico que todos los niveles de la empresa entiendan la colaboración e interacción como un modelo de trabajo, donde  personas, procesos y tecnología representan los factores claves del Social Business, guiados por un director comprometido, ya que el cambio se produce de adentro hacia afuera y por TODOS.

Se trata de alinear la comunicación y la rentabilidad con los objetivos de negocio.

Dependiendo de la individualidad de cada empresa el foco se puede centrar en: Ventas de cara a generar ingresos; Procesos para minimizar costes o Datos que permitan un análisis y toma de decisiones.

Asumir éste modelo interactivo de gestión para la Marca implica cambios de forma y fondo que repercuten en:

Escuchar: lo que se dice de la empresa tanto interna como externamente.

Visibilidad: presencia activa en las redes sociales más adecuadas, interactuando y aportando contenidos de calidad.

Comunicación: interacción y dialogo para formar comunidades fieles que se conviertan en clientes y embajadores de marca, así como la participación activa de trabajadores identificados y orgullosos; éste dúo son los verdaderos portavoces de la marca. Por lo que es muy importante tener empleados felices que atraigan, mantengan y multipliquen clientes felices.

Responsabilidad y formalización: designando los responsables del proceso en cada uno de los departamentos, así como, de la gestión de Social Business con funciones y responsabilidades claras y difundidas en la organización.

Integración: toda la empresa forma parte del proceso, con indicadores que convierten datos en información y conclusiones.

 

Claves de éxito:

Contar con recursos personales, económicos y sobre todo participación y credibilidad.

Que se integre en el corazón y la estrategia de la empresa y todos sus miembros.

Definición de objetivos en calidad y cantidad, siendo los de mayor relevancia la calidad.

Los indicadores deben ser cuantitativos y cualitativos como sentimiento, compromiso, mensaje, relaciones, interacción, no sólo número de fans.

Social Business es una empresa que adopta y cultiva un espíritu de colaboración y comunidad en toda su organización interna y externa”

CEO IBM